Jorge Barboza: El misterioso encanto del arte abstracto

Jorge Barboza es pintor desde la cuna, por eso empezó dibujando donde corresponde: en el pizarrón del colegio. 

"Hacía los dibujos en el pizarrón del colegio para algunas fechas importantes", le contó a ComprArt.


Pero el dibujo pasó a ser pintura cuando comenzó a cursar en la Escuela de Bellas Artes Manuel Belgrano. 

"Allí hice los cuatro años y fue tener una visión global y general de lo que son las artes", asegura. 

Todos los que lo siguen saben que Jorge se dedicó muchos años a la escultura, para después pasar a la pintura y hoy se siente cómodo en ambos formatos. "Hago las dos, porque me dan un inmenso placer", detalla.

Para definir su arte y su técnica, usa la palabra "búsqueda".

"Es como un camino que voy recorriendo, sin necesidad de encontrar algo. Es solo un camino que me permite investigar distintas técnicas y nuevos materiales", nos cuenta.

Pero el foco de su interés es la novedosa combinación de materiales que caracteriza su obra. "Junto con los acrílicos, las tintas gráficas y los óleos uso papeles, hojas de libros, hilos, trapos, plástico, metal, cartón", menciona algunos elementos al pasar.

"Me apasiona la mezcla de elementos que se rechazan y se acercan y que al fin no les queda otra que unirse y lograr un resultado impredecible y novedoso para mí", lo define. 

Sobre sus temas, son tan amplios como sus materiales. "Me interesa todo aquello que rodea al hombre y a su vida en relación con sus pares". 

Si su carrera fue un paso del dibujo a la pintura, y de ahí a la escultura y otra vez a la pintura, su estilo fue un camino del arte figurativo al abstracto, que hoy caracteriza su obra. 

"Creo que tiene algo de misterioso, algo que vas descubriendo día a día. No en la primera mirada qué haces de la obra", explica sobre su amor a la abstracción. 

Jorge además nos contó sobre la última serie que están pintando, llamada "No todo es blanco y negro".

"Habla de lo que sucede al ver las cosas en esos extremos: blanco o negro. Por un lado nos permite decidir rápidamente lo bueno de lo malo pero nos hace privar de la maravillosa complejidad de la vida y su enorme cantidad de colores y matices", explicó.

Sobre sus deseos y ambiciones para el futuro, fue muy claro. 

"Tengo la misma ambición que muchos artistas. Que mi obra sea conocida y reconocida. Exponer en distintas partes del mundo y no preocuparse de otra cosa que no sea el arte".